SABINA. Retrarnos como miembros de una misma genealogía

La copa de esta sabina parece recordarnos a un nido. Su altura se nos hace acogedora, podría estar invitándonos a quedarnos a su vera, a apoyarnos en su tronco, a colocarnos entre sus ramas. A la vez esto se nos hace una escena familiar, nada fuera de lo común. Te invitamos a que te hagas una foto con este árbol para probar representaciones de genealogías híbridas de miembros de distintas especies. Este es el final de nuestro recorrido. Esperamos que lo hayas disfrutado y que en tus próximos paseos incorpores algo de la mirada y de los modos de hacer que en este tiempo juntes esperamos haber provocado.

CASTAÑO DE INDIAS. Conectarnos al internet de las plantas

El entramado de sus raíces nos recuerda a una red de comunicaciones, un universo al que nos es difícil acceder y para lo cual necesitaríamos un instrumento que nos permitiera sintonizar la frecuencia en la que emiten. Recurriremos al clásico yogurtofono (un envase de yogurt al que se le acopla una cuerda en su base, por la que, estirada, pasa la vibración sonora a distancia) o una yogurtnet (varios de ellos unidos) si estás en compañía. ¿Qué crees que vas a escuchar? ¿Qué te gustaría emitir en esta red?

EUCALIPTO ROJO. Desprendernos de lo que nos sobra

El Eucalipto Rojo de Australia es conocido por su desrame: se puede desprender de inmensas ramas y ahorrar así agua si les es neceario. Prueba de ello son las cortezas escindidas de su tronco que pueden  verse a sus pies. Anímate a despojarte tú también de eso que te sobra, haciendo un barrido de tu mano a lo largo de tu cuerpo, y deshaciéndote simbólicamente (y quien sabe si posteriormente también realmente) de eso de lo que te vendría bien librarte.

TEJO. Invocar y dejar que lo improbable acontezca

No todas las conversaciones se dan de manera amistosa, y el tejo es conocido por su toxicidad: todo en él nos es tóxico excepto la parte carnosa y roja de su semilla. Por su relación con la muerte, han sido relacionados con los aquelarres de brujas. A modo de aquelarre postmoderno, te proponemos que le leas el mensaje extraído de la poesía del monumento a las mujeres y hombres que lucharon por la democracia y la libertad, y esperes a ver con qué te responde.

OMBÚ. Transferirnos hormonas

La forma de este ombú recuerda a la de los tentáculos de un pulpo, con su ventosas y gránulos. Causa furor entre les niñes. Vegetales y humanes intercambiamos alelomonas en un ejercicio de comunicación interespecie. Prueba a visualizar mediante puntos rojos estas posibles transacciones volátiles y disfruta con el contacto cuerpo a cuerpo de vuestras sinuosidades.

MONUMENTO A LOS HOMBRES Y MUJERES QUE LUCHARON POR LA LIBERTAD Y LA DEMOCRACIA. Descodificar el mensaje latente

Esta escultura de bronce creada por Néstor Basterretxea, homenajea a las personas que lucharon contra el franquismo, acompañada por un poema de Blas de Otero. Les artistas suelen ofrecer composiciones con las que luego nosotres construimos universos de emociones y significados. Tomémonos la poesía inscrita en relieve como un mensaje a descifrar, aprovechándo la técnica del frottage para hacerlo.

MAGNOLIO. Hacer ventriloquía de la insubordinación

Pareciera que este magnífico Magnolio se revelara contra las restricciones que las personas le hemos impuesto al pavimentar los senderos de esta zona del parque de estilo inglés. Sus fuertes raices subvierten estas constricciones, resquebrajando el firme y reclamando su propio uso del terreno. Intenta conectar con este acto de rebeldía introduciendo tus dedos en las grietas, palpando raices, y emitiendo un sonido gutural en sintonía con este posible sentir.

GINGKO BILOBA. Intercambiar dones

El Gingko está considerado un “fósil viviente”, ya que no tiene especies emparentadas vivas. Es también extremadamente longevo. Investiga sobre sus propiedades bajo su sombra, recoje alguna de sus bellas hojas caídas e intercámbiala por algún conocimiento o vivencia que le puedas a portar tú a él. ¡Pero que no se te ocurra cogerle alguna de sus inflorescencias o notarás un súbito picor en la garganta!

FUENTE DE LOS ILUSTRES. Entrar en retroalimentación con el parque

El agua es conductora de nutrientes, organismos y minerales. También de historias, saberes y poderes, como es el caso del agua de esta fuente conmemorativa. Bebe de ella, y entra en conexión con el ecosistema material e inmaterial del parque. Aprovecha el estado de consciencia alternativa que este acto te aporta, pero ten cuidado, porque ciertas sustancias o mensajes pueden haberle sido inoculados.

INTRODUCCIÓN. Conversar, interacturar, transaccionar

Hablar con los seres y materias de un parque puede parecer de primeras, un poco loco, sin embargo, en cada una de las paradas de nuestro recorrido iremos descubriendo que no lo es tanto. De hecho, es algo que ya hacemos con los objetos de nuestra vida cotidiana de manera inconsciente. Eso no quita para que esta vaya a ser una aventura exigente: vamos a pedirte que te surmerjas en las profundidades de la materia, que te revuelques en ella, que la invoques con sonidos y palabras, que tragues materia… y en definitiva, que juegues a sentirte durante este rato, un todo con el entorno.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora